Para empezar, debes fijarte periódicamente en los huecos que existen entre la puerta automática y los espacios que la rodean, esto con el propósito de que estén siempre limpios para facilitar el funcionamiento. Evita que se acumule polvo, hojas o basura en general que provoque atascos. Por otro ...